Homilías de Dom Armand Veilleux en español.

25 de junio de 2021 - Viernes de la 12ª semana del tiempo ordinario

Gen 17:1...22; Mt 8:1-4

Homilía

          Uno nunca sale indemne de un encuentro real.  Uno siempre se transforma, al menos en cierta medida, para bien o para mal.

24 de junio de 2021 -Solemnidad de San Juan Bautista

Is 49:1-6; Hechos 13:22-26; Lucas 1:57---80

Homilía

          La iconografía tradicional nos presenta a menudo a un Juan Bautista severo, desgreñado y de aspecto bastante desgarbado.  Esta presentación puede inspirarse, por supuesto, en algunos pasajes de los Evangelios que recuerdan su predicación y sus llamadas a la conversión y a la penitencia.  Sin embargo, el tema que se repite una y otra vez en los relatos de su nacimiento es el de la alegría.

21 de Junio de 2021 – lunes de la 12ª semana ord. 

Homilía 

          La narración de la vocación de Abrahán, que hemos oído en la primera lectura,  es un texto fundamental para la espiritualidad monástica.  Sobre todo, es fácil establecer un paralelo entre la peregrinación de Abrahán y la fundación de Císter.  

23 de junio de 2021 - miércoles de la 12ª semana impar

Gn 15,1-12.17-18a; 23,1-3; Mt 7,15-20

Homilía

En esta breve enseñanza a sus discípulos, Jesús les advierte contra los falsos profetas y las enseñanzas erróneas.  Para distinguir a los buenos de los falsos, les da una regla fácil: "Por sus frutos los conoceréis".

20 de junio de 2021 - 12º domingo ordinario "B

Job 38:1, 8-11; 2 Cor 5:14-17; Mc 4:35-41

Homilía

            En el séptimo día de la creación, Dios descansó. Después de crear, en los seis días anteriores, un universo que conoció rayos y relámpagos, tormentas y huracanes, volcanes y terremotos, Dios descansó tranquilamente porque, como le explicó a Job en el texto que escuchamos como primera lectura, había establecido límites que estos poderes de la naturaleza no podían traspasar.

            Los discípulos, al menos algunos de ellos, eran marineros de profesión.  Su error, en el Evangelio de hoy, fue que no estaban dispuestos a asumir la responsabilidad de controlar su barco en la tormenta.  No tenían control sobre las fuerzas de la naturaleza, pero sí sobre su barco.  Jesús durmió, después de una agotadora jornada de predicación, porque confiaba en sus discípulos, que eran pescadores experimentados que no estaban en su primera tormenta en el caprichoso lago de Galilea. Les dejó hacer su trabajo.  Después de todo, era un carpintero, no un marinero.  Los discípulos sabían mejor que él qué hacer en tales circunstancias.  También sabía que mientras ellos se ocupaban de su barco, otra persona se ocupaba de los vientos y el mar.  Ese alguien más era su Padre.  Y fue en su nombre que, tras ser despertado por los discípulos, llamó a los vientos y al mar para que se calmaran.

            Es interesante observar que esta historia viene justo después de las parábolas de la semilla y del grano de mostaza en el Evangelio de Marcos.  No hay crecimiento sin alguna forma de tormenta.  La tormenta se desató, en el Evangelio de hoy, después de que Jesús y sus discípulos decidieran "pasar al otro lado... "La mayoría de las travesías hacia la otra orilla en nuestras vidas también son azotadas por las tormentas.  Debemos dirigir nuestro barco lo mejor que podamos.  Somos responsables de nuestro barco; no somos responsables de los elementos.  La falta de fe que Jesús reprochaba a sus discípulos era, en primer lugar, la falta de fe en ellos mismos, antes que la falta de fe en la verdad revelada de que Dios había puesto límites y barreras a la tormenta. Dentro de esos límites, tenían lo necesario para dirigir su barco, y era su responsabilidad hacerlo.

            En nuestra vida, no es raro que nos pille una tormenta.  A menudo nos desanimamos y tenemos miedo.  Nos negamos a asumir la responsabilidad y pedimos a Dios que venga a hacer nuestro trabajo.  O intentamos controlar la situación en sí misma; es decir, intentamos controlar la tormenta, lo cual no es nuestro trabajo, y lo hacemos de forma desastrosa.  Intentamos despertar a Jesús que duerme plácidamente, confiando en nosotros y enseñándonos así a confiar en nosotros mismos y en el poder que nos ha dado.

            En nuestras noches de tormenta, la verdad que siempre puede tranquilizarnos es que Dios tiene el control de los elementos que nos rodean, incluso cuando parecen estar fuera de control; y que Jesús está con nosotros en nuestra barca, incluso cuando está dormido y la barca parece hundirse. 

            Nuestra fe en Él y nuestra fe en nosotros mismos son igualmente importantes. En el fondo son la misma realidad, ya que nuestro yo más profundo es nuestra configuración con Cristo, que es la plenitud del yo.

Armand VEILLEUX

22 de junio de 2021 Martes, 12ª semana "B"

Gn 13, 2.5-18; Mt 7, 6.12-14

          Homilía

19 de junio de 2021 - Sábado de la 11ª semana ordinaria

2 Cor 12:1-10; Mateo 6:24-34

Homilía

          Jesús nos compara con las aves del cielo y las flores del campo.  Sin duda, tenemos mucho en común con ellos.  Pertenecemos al mismo mundo biológico o animal.  Pero hay algo que los pájaros y las flores no tienen y que nosotros sí: nuestra capacidad de expresar nuestras necesidades con palabras.  Cuando una necesidad se expresa con palabras, ya no es sólo una necesidad. Se ha convertido en un deseo, una petición, una súplica, algo que establece la presencia, la relación y, en última instancia, el amor.  Cuando yo, como ser humano, expreso un deseo a alguien, no estoy simplemente pidiendo algo; estoy pidiendo algo a alguien. Le pido a alguien que satisfaga mi necesidad.  Le pido que me ame lo suficiente como para demostrarme afecto satisfaciendo mi necesidad.